Aparición de Nuestra Señora de Lourdes – 11 de Febrero

En Lourdes, cuatro años después de la definición dogmática de la Inmaculada Concepción, la Santísima Virgen se apareció a una sencilla pastora (hoy Santa Maria Bernarda), y le dijo: “Yo soy la Inmaculada Concepción…” (1858). Desde aquel lugar irradia por todo el mundo el poder de Dios, por intercesión de Maria, para curar los cuerpos y las almas.

¡Oh Dios!, que por la Inmaculada Concepción de la Virgen preparaste digna morada a tu Hijo: rogamoste humildemente que celebrando la Aparición de la misma Virgen, consigamos la salud del alma y del cuerpo. Por el mismo Nuestro Señor Jesucristo, Amen.

Aparición de Nuestra Señora de Lourdes – 11 de Febrero

Los comentarios utiliza la tecnología Disqus

About the Author

Credo in unum Deum
Esta es nuestro perfil para post editoriales.