Santo Domingo de Silos, 20 de diciembre.

alabemos a los varones ilustres, a nuestros mayores, a los que debemos el ser.

Cosas muy gloriosas obro el Señor por su magnificencia con ellos desde el principio del mundo.
Gobernaron sus estados, fueron hombres grandes en valor, y adornados de prudencia; y como profetas que eran, hicieron conocer la dignidad de profeta.
Santo Domingo fue un monje benedictino que nació cerca del año 1000, tuvo un enfrentamiento con el Rey de Navarra, en el cual el Rey deseaba que se le entregaran los cálices y objetos mas valiosos del convento, pero Santo Domingo se le enfrento valientemente, por lo cual fue injustamente desterrado. Posteriormente recibió el convento en Silos, en donde transformo un deteriorado convento, en un ideal lugar para el trabajo y la oración. Años después de su muerte se le apareció a la madre de Santo Domingo de Guzman, señalandole que su hijo seria un gran predicador, por lo que en España se hizo costumbre encomendarse a Santo Domingo de Silos para tener progenie digna del cielo. Murió en el año 1073, dejando copioso fruto espiritual.
¡Oh Dios!, que en Santo Domingo de Silos mostraste tu misericordia y fortaleza, concédenos propicio, que siguiendo ejemplo de Domingo, podamos ascender a la gloria eterna de los cielos. Por Nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Santo Domingo de Silos, 20 de diciembre.

Los comentarios utiliza la tecnología Disqus

About the Author

Credo in unum Deum
Esta es nuestro perfil para post editoriales.